Amanecer


«Amanecer»
Que bonita palabra Ama-nacer.
Cada día es un regalo, una oportunidad.
Cada día nacemos y cada día morimos.
A veces nos cuesta apreciar el regalo del que disponemos cada día.
Besos y abrazos ♥️😘😘😘😘

Foto: Montse Parejo Espinar en Sanlucar de Barrameda.

La respuesta está en ti


Siempre buscamos la respuesta fuera y la mayor parte de las veces está en nosotros 🙏.

«Tu tarea no es ir en busca del amor, sino simplemente buscar y encontrar todas las barreras dentro de ti, que has levantado contra él». UCDM

Besos y Abrazos 🙏♥️😘😘😘

Creer es Crear


Vivimos dentro de un sistema de creencias, creemos en un montón de cosas, unas impuestas por nuestra sociedad, otras heredadas de nuestra familia y muchas otras consecuencia de lo que somos, de nuestra personalidad.

Nuestros pensamientos diarios oscilan entre sí somos buenos, malos, valiosos, respetados, tímidos, miedosos, etc., pero nuestra identidad depende directamente de nuestros pensamientos, de lo que nuestra mente dice que somos sobre la base de nuestra experiencia pasada y así de esta forma vamos creando nuestra historia, una historia que probablemente no sea real, pero como la crea nuestra mente le otorgamos un poder brutal.

Besos y Abrazos 🙏😘😘😘

¿Quién te daña?


Me encanta esta cita de Jodorowsky:
«No logro descubrir quién me hace daño sin cesar«.

Nos quejamos una y otra vez sin darnos cuenta que al hacer esto, estamos otorgando siempre al «otro» la culpa de nuestras desgracias, nuestras penurias, sería como decir «¿quién me pone la pierna encima para que yo, no levante cabeza? «

A veces nos quedamos en lo superficial, en el hecho, en lo que nos pasa y al hacerlo nos estaríamos quedando en el rellano sin darnos cuenta que lo sustancial está dentro. Creemos que con manifestar nuestra queja es suficiente pero desgraciadamente muchas veces no es así, ya que, “no nos daña lo que contamos sino lo que callamos».
No nos damos cuenta que casi el 95% de nuestra vida la vivimos de manera inconsciente.

Nos quedamos tan panchos y creemos que, con decir, «es que yo soy así; todo lo malo siempre me pasa a mí; no le importo a nadie; todo el mundo se aprovecha de mí, …».

Que importante es parar, observar realmente lo que nos está pasando, sin emitir juicios, simplemente parar, y preguntarte ¿cómo me relaciono con los demás, o qué espero de ellos?

«Cuidado con lo que toleras porque estás enseñando como tratarte».

Otra preguntar podría ser:

¿Cómo te tratas a ti mismo? Quizás te darías cuenta que de la manera en la que tú mismo te tratas estás proyectando como deben tratarte los demás.

Tratarnos bien, significa ser tolerantes, comprensivos, amorosos y complacientes con nosotros mismos; sin embargo, a veces parece ser un desafío, sobre todo cuando la óptica con la que medimos nuestros aciertos y nuestros errores está abismal-mente alejada de la mirada con la que medimos a los demás.

Recuerda siempre:
«Mientras vivas, sigue aprendiendo a vivir»
«Importa mucho más lo que tu pienses de ti que lo que opinen los demás«, (Séneca).

Besos y Abrazos
Montse Parejo

Para estar bien, es importante saber estar bien con uno mism@.


La vida te lleva muchas veces a volver a empezar. Nunca, nunca deja de sorprenderte. Te puedes caer y si esto te ocurre tendrás que buscar la manera de levantarte, quizás más veces de las que uno querría.

¿Te has planteado alguna vez que la manera en la que decides responder a las dificultades que la vida te plantea día a día, influye en el resultado?

El ser humano a lo largo de su vida atraviesa momentos difíciles, ojalá no vinieran, pero todos sabemos que vienen ¡y vaya que si vienen! Es muy difícil no encontrar a nadie que no tenga heridas. Podríamos decir que las derrotas, los fracasos y como encajarlos es algo fundamental en la vida de una persona ya que no podremos ser felices si no aprendemos a superar los avatares que nos toquen vivir.

Continuamente creemos que la felicidad está relacionada con tener estabilidad económica, profesional, social, afectiva o tener prestigio, o cosas materiales, o muchos amigos, … Y no nos damos cuenta de que la felicidad está íntimamente relacionada con el sentido que le damos a nuestra vida, a nuestra existencia.

Mucha gente me pregunta ¿“qué sentido tiene mi vida con lo que me ha pasado?”

La respuesta nunca está afuera, la respuesta siempre está en ti. El sentido que tenga tu vida será el que tú le des, tengas o estés pasando el momento que sea.

La felicidad no parte o depende de lo que tengas, sobre todo radica, en que opinión tengas de ti, si te sientes en paz contigo mism@, si agradeces cada día como una oportunidad para dar tú mejor versión, si te reconciliaste contigo y viste que no había nada en ti que no fuera digno, la felicidad tiene más que ver con darnos cuenta de nuestra vida, de nuestra presencia. Yo puedo ser feliz, sintiéndome triste o decepcionada. La situación que te toque vivir, no te define como persona, solo define el momento que estás transitando.

Solo existe un antídoto contra el sufrimiento, el dolor o la enfermedad y ese es el amor.

Besos y Abrazos 🙏❤️😘😘😘

Para mi amiga Berta


Berta, esto va para ti. Con todo mi amor.

A ti, hoy por hoy, mi amiga. Durante algunos años paciente.
Ha sido y es un placer transitar por tu vida, sobre todo en estos últimos meses donde los síntomas te han fastidiado no un poquito sino un muchito y ahí has estado y estás con tu templanza, serenidad y dándonos una lección de vida día a día.

Orgullosa, ¡no! Lo siguiente. Eres una persona excepcional, auténtica y con esto no quiero decir que hayas estado exenta de errores, para nada, al igual que yo y que tod@s, eres «humanita», y sin ellos no habrías aprendido todo lo que sabes hoy porque te has permitido, parar, observar para poder verlos.

Qué gran verdad, al final siempre la aprendiz supera a la maestra.

Ojalá todos puedan ver lo grande que eres, como has conseguido alcanzar esa paz, esa luz que se refleja siempre, siempre en tu sonrisa, aún cuando te vienen momentos de llanto, tú lo acompañas y llenas con tu risa.

Para muchos no dejas de ser un bicho raro, ya que no entienden como puedes llevar con tan buen talante todo lo que estás pasando; otros se preguntan, ¿está mujer sabe lo que tiene?

Pues si señores, es conocedora en primera persona de todo lo que le acontece, nos cuesta creer su actitud, su animo, su fuerza y todo esto pasa porque muchos no entienden que ha decidido «VIVIR», aceptando lo que tiene. Para morir, ya habrá tiempo, ahora su afán es vivir, como ella dice, «Montse ahora estoy viviendo más intensamente o más consciente que nunca, he aprendido a perdonarme y sobre todo a encontrarme, nunca pensé que pudiera estar tan llena y con tanta paz, me siento grande y eso no me lo puede quitar nadie».

Amiga, en ese pequeño cuerpo hay un Ser con una capacidad de amar, perdonar inimaginable. En ti, no hay resentimientos, ni odio, ni culpa ya que todo en ti es Amor.

Gracias por todo lo que me das, por querer que siga siendo tu psicóloga y sobre todo tu amiga.

Gracias Berta, sabes que me tienes a tu lado, hoy, mañana y siempre.
¡Y lo sabes! 🙂

Tú amiga, Montse.

P.D.: La foto que acompaño, es la muñeca que Chari (la madre de Berta me regalo en uno de mis talleres, con el siguiente mensaje: «Se que el nombre de mi hija «Berta» tiene para ti un significado muy especial, así habrías llamado a la hija que no tuviste, por eso quiero que tengas una Berta en tu vida».

¡Qué injusto parece todo!


Cuando dos personas se unen y deciden compartir sus vidas, se podría dar que una juegue el papel de protector de la otra.
Asumir este rol podría implicar que se considera al otro integrante de la pareja más vulnerable, frágil, insegur@…
Todos tenemos un pasado, una historia, programas inconscientes que han hecho que te toque desempeñar un rol u otro.
Cuando uno se erige consciente o inconscientemente en el papel de protector, lo hace porque ve al otro «débil».

¿Y qué tiene de malo esto?
Pues, todo y nada.

A veces la vida es irónica, durante años has jugado el papel de protector de tu pareja y un buen día por circunstancias ajenas a tu voluntad, como por ejemplo, una enfermedad, hace que todo tu mundo cambie. Te puedes encontrar que esa persona a la que amas y has sobreprotegido tenga que asumir sin estar preparad@ la responsabilidad de tu cuidado. Esto que desde fuera de la pareja se podría ver como algo normal, puede conllevar más sufrimiento del que muchos se pueden imaginar.

El que ha jugado el rol de protector lo puede vivir desde la indefensión más absoluta y a veces con amargo sufrimiento. No nos olvidemos que siempre ha tratado de velar, cuidar a su ser amado, pero ahora teme que la responsabilidad que le va a tocar asumir a su pareja, responsabilidad que por otra parte nunca asumio, no porque no supiese sino porque no se le ha dejado, se teme que no lo pueda asumir de manera eficaz. Por otro lado, y no menos importante aparece la culpabilidad de estar desprotegiendol@.

En estos momentos, quizás uno de los más difíciles de tu vida, sientas que no puedes proteger a este ser y tampoco puedes evitar su sufrimiento. Todo esto hace que tu sufrimiento se multiplique.
Pocas veces pensamos que al sobreproteger a la pareja la estamos desprotegiendo ya que no vamos a vivir eternamente.

No siempre vamos a poder darle la calma, seguridad o protección. En alguna ocasión puedes ser tú el que necesites que te den esa calma, esa seguridad y te puedes encontrar con un escenario dantesco ya que esa persona no sepa dártelo y te aseguro que muchas veces no es por falta de amor sino por no saber hacerlo.
Cuando pones tu atención en la debilidad del otr@, difícilmente lo ayudas a que vea sus fortalezas, que te aseguro que tiene.

Al hacemos imprescindible para alguien la estamos de una manera u otra anulando, aunque al hacerlo lo hagamos en nombre del amor.

La vida nos puede parecer injusta, nos cuesta aprender que nadie puede salvar a nadie, excepto a ti.

No nos damos cuenta de que al “desvivirnos” por el otro dejamos de vivir nuestra vida.
Ayudar a que cada uno asuma su cuidado, su responsabilidad sería el mayor gesto de amor que podemos hacer hacia el otr@.

Besos y abrazos

Montse Parejo

No dejes de vivir


Aunque nuestro corazón sea fuerte, habrá circunstancias que hagan que esté parezca que se nos rompiera. No sé cómo explicarlo, pero no podemos evitar pasarlo mal. Ya que cuando un@ evita y deja de entregarse por miedo a volver a sufrir, deja de vivir.
Parece una locura, aunque estemos rot@s, debemos seguir soñando y soñar es necesario. Si no sueñas te habrás quedado en la caída y ahí poca gente puede acudir a ayudarte si tú no te dejas.
Aprender a levantarse aun sabiendo que puedes volver a caer, es un gran aprendizaje. La vida es una excelente maestra y te lo va a recordar continuamente ya que no podemos dejar de aprender.
No dejes de moverte por temor a sufrir ya que desde el «lodo» te perderás lo que ocurre arriba.
Ánimo, sigue amando, amar es lo único que da sentido a la vida, aunque no te voy a negar que a veces haya que usar tiritas, vendas, esparadrapo… remendarse (¡no olvides viajar con botiquín!) El objetivo, no parar y sobre todo abrirse siempre, siempre al amor. ¡Te animas a seguir! Yo sí.
Besos y abrazos.

¿De verdad todos somos iguales?


Es triste y desalentador ver como hoy por hoy la homosexualidad sigue siendo un tema opinable y enjuiciable. Para muchos sigue siendo un tema tabú, para otros un trastorno mental, y otros lo ven como una depravación. Lo intolerable es que todavía tenga que ser noticia y se siga hablando de ella debido a los prejuicios de muchos. Me indigna el trato que muchos le dan a la orientación que cada Ser tenga en su vida. Hay gente que llegan a decir “yo respeto tu homosexualidad”, es como decir, “aceptamos pulpo como animal de compañía” ¡Pero que arrogantes somos! ¡Tú no tienes que respetar a nadie por su orientación sexual! Sino por ser persona, desde ahí ya no habría distinción, ni anormalidad. Usando el artículo 14 de la Constitución Española nos dice que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Incluso nos atrevemos a criticar y lapidar a unos padres o a unos niños que no se reconocen en el cuerpo en el que vienen a este mundo (transgénero y transexualidad). Muchos creen que al ser pequeños no tienen ni idea de lo que dicen, que deberían de ir a un psicólogo para que les oriente y les hagan ver que están confundidos y con terapia esto se corrige. No nos damos cuenta de que todos y cada uno de nosotros somo un ser dentro de un cuerpo. Para muchos identificarse con el cuerpo, es suficiente pero somos muchos más que un cuerpo, el cuerpo lo único que indica en función de los atributos que nos haya tocado, es el género con el que partimos, hay seres que se sienten encantados del cuerpo en el que les toca vivir, ya que se sienten mujeres en cuerpos de mujer o seres que se sienten hombres en cuerpo de hombre, podrían verlo como, jolines ¡qué suerte he tenido, no! Pero cuantos no se sienten identificados en el cuerpo en el que han venido, ¡vaya! Esto ya no lo vemos de la misma manera, y aquí hay mucho o más sufrimiento del que muchos pueden imaginar. Para muchos estos son seres depravados, viciosos ¡todo lo más lejos de la realidad! Ya que son seres como tú y como yo, que vibran, sienten, pero su género ha venido de fabrica confundido. Nos identificamos con un cuerpo y como digo somos un “SER” dentro de un cuerpo. Cuando un niño o una niña nacen en un cuerpo equivocado no significa que estén enfermos, significa que tienen un aprendizaje distinto, yo diría que incluso más potente, para lograr ser lo que sienten que son, indistintamente de la profesión, la pareja que busquen, etc., para lograr hacer su camino ¿quiénes somos cada uno de nosotros para juzgar o criticar o lapidar a ese ser?

Otro tema es el de la orientación sexual, lo tipificamos como un delito o como una aberración y no lo es, porque desgraciadamente cuando lo hacemos de esta manera nunca estamos hablando en el nombre del “amor”, porque todo lo que venga a través del amor es bienvenido, da igual que este venga en una relación entre un hombre y una mujer o entre dos mujeres o entres dos hombres. Cuando hablamos en nombre del amor, muchos no comprenden la grandeza de la vida, ¡aprender a amar! Pero no solo amar a aquellos que piensan como yo, o que son como yo, sino amar la gran diversidad porque ahí está la grandeza, el aprendizaje y sobre todo la tolerancia. Otro problema para muchos surge cuando estos dos seres del mismo sexo forman una familia, aquí aparece otro hándicap ya que los juzgamos o rechazamos porque no representan a la familia que nos han inculcado, la tradicional, la formada por un padre y una madre, cualquier combinación que no tenga este formato la rechazamos como familia. No nos damos cuenta de que estamos continuamente excluyendo a otros seres, ya que estamos identificando a la familia con un rol, el de papa, o mama, pero hay muchos estudios que demuestran que hay otras familias. Y en esta sociedad del S XXI donde promulgamos el respeto, el amor, la tolerancia, la seguridad… yo siempre digo, que sobre el papel todo esta super bien descrito pero la realidad es otra, ya que muchos se erigen en defensores de esos niños que tienen que convivir con dos hombres o dos mujeres y se plantean, ¿quién asumirá el rol de papa o de mama? O ¿Pobres niños lo que les ha tocado vivir? Hoy les guste a unos o no, hay diversidad familiar, ya que tenemos familias monoparentales, del mismo sexo o la convencional, y como digo, esto nos debe dar igual siempre y cuando ese niño recibe todo el amor, respeto, tolerancia y seguridad de la que hablamos hace un momento. ¿Dónde estaría el problema? Como ven el problema no está ahí, el problema estaría en el que siente que esto es una aberración, pero la aberración que ese ser siente por esa familia o ese núcleo que se ha generado en ese entorno, la aberración como digo no está ahí, la aberración está en el ser que siente dicha aberración. Esta sociedad trata de anular a muchos para calmar la aberración de otros, ¡no les parece una locura! Debes de ser así o asao para que otros puedan sentirse bien, así lo han hecho nuestros antecesores y muchos quieren promulgar esta memoria que nunca tuvo sentido. A ver si comprendemos que lo único que es juzgable son nuestros comportamientos no nuestra identidad u orientación sexual porque esto le pertenece a cada uno, no hay ningún comportamiento que agreda que una mujer esté con una mujer o un hombre con un hombre, ya que esto no agrede a nadie, simplemente agrede a quién se siente agredido por lo cual es está persona la que debe de buscar orientación psicológica o psiquiátrica porque sufre y padece un trastorno, la homofobia que no deja de ser un miedo pero muy potente, cargado de creencias limitantes, llenitos de prejuicios y de resentimientos.

Que vaya por delante mis disculpas si está entrada a podido molestar a alguien, simplemente es mi opinión. Uno de los principios de la vida es la Libertad, y no hay mayor libertad que Ser quién tú quieres ser, no lo que quieren los demás que seas.

Besos y Abrazos

Montse Parejo, Psicóloga

El perdón es el camino


Dijo un día el sabio a sus discípulos:
No estaréis preparados para combatir el mal mientras no seáis capaces de ver el bien que produce».
Aquello supuso para los discípulos una enorme confusión que su maestro no intentó siquiera disipar. Al día siguiente, les enseñó una oración que había aparecido garabateada en un trozo de papel de estraza hallado en el campo de concentración de Ravensburg:
«Acuérdate, Señor, no sólo de los hombres y mujeres de buena voluntad, sino también, de los de mala voluntad. No recuerdes tan sólo todo el sufrimiento que nos han causado; recuerda también los frutos que hemos dado gracias a ese sufrimiento: la camaradería, la lealtad, la humildad, el valor, la generosidad y la grandeza de ánimo que todo ello ha conseguido inspirar. Y cuando los llames a ellos a juicio, haz que todos esos frutos que hemos dado sirvan para su recompensa y su perdón».
Texto de Anthony de Mello.

Besos y Abrazos