«Sanar la herida emocional»

Sanar, no significa que el daño nunca existió, Sanar, significa que el daño ya no controla nuestras vidas.

Todos tenemos heridas que necesitan atención.

A veces nos creamos un falso «yo», un personaje que nos permita seguir a flote, intentando pasar página, para dejar atrás la herida con el objetivo de que pase al olvido. En vez de atender ese dolor, o el trauma o problema por el que estés pasando, tendemos a optar por apretar los dientes, cerrar el corazón y avanzar sin mirar por el retrovisor.

Actuando de esta manera pocas veces podremos conseguir el objetivo deseado, aunque no te lo creas hacer esto es un error, como lo es también el pensar que el tiempo todo lo cura. Muchos creen que solo hay que dejar pasar los días, los meses y los años para que todo se resuelva. Sin embargo, habrán comprobado que el tiempo visto así no cura nada.

Si no atiendes tu dolor, esta herida seguirá ahí latente y poco a poco se podrá extender hasta crear otras heridas secundarias como el aislamiento, ansiedad, depresión, o algún otro trastorno de la personalidad…

«Para cuando la razón entiende lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas».

Bucear en tu dolor, te hará ver que necesidades o carencias tienes y al verlo podrás optar por seguir esperando a que alguien te lo de y seguidamente si lo encuentras temerás perderlo. Obrando así, verás que convives continuamente con el miedo . O podrías optar por empezar a colmarte «Tú».

¿De qué? Pues, de eso que crees que adoleces, aunque no te lo creas, todos venimos completitos de fábrica, solo tienes que «parar», ser amable, compasivo contigo y empezarás a sentir que dentro de cada uno de nosotros tenemos la respuesta a lo que buscamos fuera y de esta forma seguirás creciendo y conociéndote cada día más.

Nunca olvides, que todo en esta vida es aprendizaje…nada es casualidad, solo son experiencias que tenemos que vivir y aprender. Si no aprendemos de ello, lo volveremos a vivir una y otra vez hasta que seamos conscientes de la enseñanza que hay en cada situación que se nos presenta.

Besos y Abrazos

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *