Como profesional diría que es experta, diligente, discreta y empática. Como persona diría que es cercana, observadora, tierna y cariñosa. En conjunto un ser excepcional.

Mari Luz Barrera Malia

El encuentro con la asociación del Cáncer de Sanlúcar de Barrameda supuso para mí una gran ayuda para la superación de mi enfermedad. Porque trajo a mi vida muchas compañeras que cómo yo, librábamos la misma batalla. Todas nosotras tuvimos la suerte de ser guiadas y ayudadas por nuestra psicóloga y amiga Montse. Ella se convirtió en nuestra luz para dilucidar el duro u oscuro camino de la afectación por Cáncer que la mayoría padecíamos. Las terapias semanales se convirtieron en un evento esperado al que todas acudíamos expectantes y animadas, a ver qué tema tocamos hoy, qué cuento leemos, qué libro, etc.… Poco a poco, y casi sin darnos cuenta no sólo fuimos superando nuestros males físicos sino mentales, aquellos que nos perturbaban y no nos dejaban vivir ni ser felices. Aunque algunas compañeras no tuvieron la misma suerte y se fueron para siempre, creo que su despedida de la vida fue más grata y feliz, si cabe. Por tanto, aprendimos mucho y adquirimos muchas herramientas para afrontar los avatares de la vida, además de aprender a VIVIR…

A mí personalmente, me ayudo muchísimo sus terapias. Cuando todo estaba oscuro, ella me lo hizo ver claro, cuando estaba pérdida, ella me guio, cuando tenía tristeza, me hizo sonreír, cuando sentía dolor, me alivió, cuando estaba sola, me acompaño…, y un sinfín de cosas más. Me enseñó:

A pasar las hojas del calendario con alegría.

A respirar cada mañana y dar gracias al nuevo día (vivir en el agradecimiento).

A ser un poco egoísta (el egoísmo no es malo, en su justa medida).

A aceptar que las cosas no siempre sucederán como una quieres (aceptación).

A no aferrarme (nada es para siempre, nacemos y morimos solos).

A adaptarme a las circunstancias de la vida (adaptación a los cambios de la vida).

A darme cuenta de que no existen los problemas, porque si tienen solución dejan de ser problemas, y si no, es un hecho consumado por lo que dejan de ser problemas.

A tener ilusión siempre por algo, proyectos, sueños que cumplir y luchar por realizarlos (tener siempre un sentido por el que vivir).

A vivir hoy, en el presente.

A disfrutar de las pequeñas cosas. A sonreír, que es gratis y te hace feliz a ti y a quien la recibe.

A descubrir que la felicidad está dentro de uno y no en lo externo (lo que uno se puede dar a sí mismo, no te lo puede dar nadie).

Y a amar a los demás y a la vida…

Gracias Montse, por TODO.

Mercedes Gómez Dorado

Una buena profesional, desde mi experiencia diría que es muy directa y concisa, va a la raíz. En mi caso fue así, nada de paños calientes…, en esos momentos puede ser doloroso el ver la situación desde esa claridad, pero es mucho más sanador y liberador. Siempre la recuerdo con mucho agradecimiento.

Yolanda Ramos Gallego

Yo diría que es una Gran Profesional, ama lo que hace, de una calidad humana infinita, sabe escuchar y siempre tiene la palabra adecuada para cada persona. Enseña a convivir con la enfermedad, a no temerla. A mí me transmite paz y tranquilidad y a las personas que necesiten ayuda les diría que la visiten y que la conozcan, que seguro que salen muy reforzadas.

Yeye Morales Hidalgo

Sin dudarlo, aconsejaría que fueran a Montse por su fuerza, humanidad, esperanza y el consuelo o compasión que transmite.

La vida ha hecho que la tenga que conocer en las peores circunstancias de mi existencia. Como profesional es excelente y como persona mucho más. Porque se acerca al corazón de personas que se sienten muy triste y les da consuelo, apoyo, transmite mucha paz.

Ana Guerrero Sánchez

Montse, me transmite paz y me da sosiego, pero a la vez me hace pensar y enfrentarme a mis miedos. Me ha hecho y me hace crecer como persona. Me ha descubierto una nueva yo que tenía dormida, así como el aquí y el ahora.

Gracias

Nuria Trinidad Díaz Morato

Montse me da mucha fuerza. Aunque habla de la realidad de la situación, aprendo con ella a saber aceptarla y sobre todo a vivir con ella.

Me ha enseñado a parar y darme cuenta de que yo existo y que primero tengo que quererme a mí misma, cosa difícil de entender pero que ahora lo veo. La recomiendo siempre porque a mí me ha aportado tanto que pienso que puede ayudar a más personas. En mí ha marcado un antes y un después, sobre todo a tener paz interior, la paz que nunca tuve y a pesar de las adversidades a ser feliz, a VIVIR el hoy que es lo único que tenemos y no sabemos que existe. Es una profesional muy humana, he tenido una gran suerte de que estuvieras en mi camino, pues no sé cómo habría llevado mi situación.

Berta Capel Martínez

Diría que tanto profesional como personal es excelente, buena persona, sabiendo llegar al paciente con sabiduría y transformando a la persona que se quiere trabajar su vida, haciéndole ver cosas que no sabe. La admiro.

M.ª Paz Ibáñez Rodríguez

Es una gran profesional de los pies a la cabeza. Sigo con ella por cómo me dice o por cómo me haces ver las cosas, ya que haces que todo sea diferente.

Para mí es única. Gracias por todo.

Próspera Gallardo Verdún