Desde que empecé mi actividad psicológica con pacientes con cáncer, me apasiono el uso del relato para exponer otra forma de vivir nuestra vida, nuevas ideas, nuevos caminos, donde el paciente de una forma muy sutil pudiera externalizar sus problemas sin sentirse intimidado a través de la metáfora. Siempre estos relatos los he acompañado de una reflexión para acercar al paciente y a su familia, contenidos psicológicos.

Todo esto me llevo a crear en el 2009 mi blog “Relatos para pensar” www.losrelatosdemontse.blogspot.com y en el 2015 a la publicación de mi primer libro “Relatos para pensar y crecer”.

Y hoy en junio del 2018 me permito la licencia de crear un espacio más interactivo, que os permita tener un trato más directo conmigo.

Relatos

Leer online



Hay una historia que dicen que es verídica, aparentemente sucedió en algún lugar de África. Seis mineros trabajaban en un túnel muy profundo extrayendo minerales desde las entrañas de la tierra. De repente un derrumbe los dejó aislados del exterior sellando la salida del túnel. En silencio cada uno miró a los demás. De un vistazo calcularon su situación. Con su experiencia, se dieron cuenta rápidamente de que el gran problema sería el oxígeno. Si hacían todo bien, les quedaban unas tres horas de aire, cuando mucho tres horas y media. Mucha gente de afuera sabría que ellos estaban allí atrapados, pero un derrumbe como éste significaría horadar otra vez la mina para llegar a buscarlos, ¿podrían hacerlo antes de que se terminara el aire? Los expertos mineros decidieron que debían ahorrar todo el oxígeno que pudieran. Acordaron hacer el […]

El uso del cuento dentro de la psicoterapia se está empezando a usar como un apoyo amable y muy maleable para acercar información y contenidos psicológicos al paciente, su familia en forma de vivencias en las cuales pueden verse reflejado sin sentirse intimidado. Me gustaría compartir con ustedes este relato de Jorge Bucay «Las ranitas en la nata«. Fue el primer relato que expuse en el hospital de día de Onco-Hematología del Hospital en el que trabajo hace ya unos años y el relato comienza así: Había una vez dos ranas que cayeron en  un recipiente de nata. Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; sólo conseguían chapotear […]

Sentir pena, tristeza o estar decaídos puede ser normal. En ocasiones, aparte de las situaciones de estrés sostenido, hay sucesos de la vida (una enfermedad, pérdidas de seres queridos, de trabajo o de cosas a las que nos apegamos) que nos golpean, nos conmocionan y nos producen dolor y sufrimiento. Es normal y puede ser adaptativo porque es una señal para obtener apoyo y consuelo. La pena y la tristeza también pueden enredarnos si persisten, de apartarnos de la vida y apartar a los demás de nuestra vida. Ello ocurre cuando nos quejamos en exceso, permanecemos pasivos y esperamos a estar bien para normalizar nuestra vida. El caso de Conchita nos puede ayudar a comprender bien este fenómeno. A Conchita, que lleva una temporada mal, triste y abrumada por sus problemas, le llama una amiga proponiéndole ir al cine, como […]