Reflexiones

¡Gracias!

Por todas las veces que:
    • Has compartido en tus redes sociales mi trabajo.
    • Por recomendarme.
    • Por decir que te gusta lo que hago.
    • Por tus comentarios.

Gracias de corazón, ya que sin ti, mi trabajo no tendría sentido.
No dejes de compartir.

¿Y si mañana es demasiado tarde?

Qué bueno sería permitirnos vivir lo que queremos vivir, sin pensar que quizás, si pasase esto o aquello, sería mejor.

Siento decirte que nunca puede ser mejor algo que no está pasando ni con este ni con aquel, ni con aquello, ni con lo otro.

Lo sé, porque si no está pasando en estos momentos, no está en tu vida por mucho que lo pienses o lo desees.

En la vida, siempre es bueno y necesario tener propósitos, ponerse metas, lograr objetivos… todo eso es bueno, sin olvidar nunca, que primero hay que aceptar lo que tienes en este momento, porque sin eso que tienes y que hoy desprecias nunca podrás obtener lo que ansias.

Aceptar, es un verbo que todos conocemos, pero llevamos poco a la práctica.

Nos cuesta aceptar, porque creemos que podríamos estar mejor.

¿Mejor que cuándo?

De esta forma nunca viviremos nuestra vida, siempre la idealizaremos, convirtiéndola en una posibilidad, que se podrá dar o no y así podrás estar sin querer, desperdiciando tu vida. Con lo que ahora tienes que, aunque sea poco, feo o malo, es lo que tienes, no lo que eres.

Vivir la vida soñando es una posibilidad, pero no dejará de ser vivir en una película, que te has montado en tu cabeza, lo malo es que en algún momento tendrás que salir del cine. Y ahí vivirás otro drama y querrás volver al cine y vuelta a empezar y la vida seguirá pasando.

Vive en el único momento en el que puedes vivir, ¿cuándo?

Ahora. Ya que, si no es ahora, dime cuándo lo harás.

¡¡¡Vamos!!!

Claro, que puedes salir del bucle, “saber y no hacer, es como no saber”, para salir, tienes que pasar a la acción y aplicar lo que has aprendido.

Besos y Abrazos