SIN CULPA

Todos nos hemos culpado de algo, es natural. Todos hemos pensado que si no hubiéramos hecho tal cosa hubiéramos podido evitar lo que pasó. La culpa es un sentimiento horrible, pero es mil veces más horrible cuando la culpa que se siente es hacia uno mismo. Nos guste o no, ya lo hicimos. Nos guste o no, ya pasó. Y hoy por hoy, no hay una forma conocida de regresar el tiempo y evitar que las cosas pasen. Entonces, ¿qué sigue? Lo que sigue es aceptar que lo hiciste, tal vez en ese momento era justamente lo que querías, tal vez fue sólo un accidente o simplemente era algo que tenía que pasar. Y perdonarte, todo lo que sucedió era lo que, inteligentemente, la vida traía para tu aprendizaje.

Como decía Seneca: «Una persona que se siente culpable, se convierte en su propio verdugo». Un abrazo y buena semana para todos y si es sin culpas mejor que mejor.

Texto de Ángeles Rodeiro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *