¿Quién te daña?

Me encanta esta cita de Jodorowsky:
«No logro descubrir quién me hace daño sin cesar«.

Nos quejamos una y otra vez sin darnos cuenta que al hacer esto, estamos otorgando siempre al «otro» la culpa de nuestras desgracias, nuestras penurias, sería como decir «¿quién me pone la pierna encima para que yo, no levante cabeza? «

A veces nos quedamos en lo superficial, en el hecho, en lo que nos pasa y al hacerlo nos estaríamos quedando en el rellano sin darnos cuenta que lo sustancial está dentro. Creemos que con manifestar nuestra queja es suficiente pero desgraciadamente muchas veces no es así, ya que, “no nos daña lo que contamos sino lo que callamos».
No nos damos cuenta que casi el 95% de nuestra vida la vivimos de manera inconsciente.

Nos quedamos tan panchos y creemos que, con decir, «es que yo soy así; todo lo malo siempre me pasa a mí; no le importo a nadie; todo el mundo se aprovecha de mí, …».

Que importante es parar, observar realmente lo que nos está pasando, sin emitir juicios, simplemente parar, y preguntarte ¿cómo me relaciono con los demás, o qué espero de ellos?

«Cuidado con lo que toleras porque estás enseñando como tratarte».

Otra preguntar podría ser:

¿Cómo te tratas a ti mismo? Quizás te darías cuenta que de la manera en la que tú mismo te tratas estás proyectando como deben tratarte los demás.

Tratarnos bien, significa ser tolerantes, comprensivos, amorosos y complacientes con nosotros mismos; sin embargo, a veces parece ser un desafío, sobre todo cuando la óptica con la que medimos nuestros aciertos y nuestros errores está abismal-mente alejada de la mirada con la que medimos a los demás.

Recuerda siempre:
«Mientras vivas, sigue aprendiendo a vivir»
«Importa mucho más lo que tu pienses de ti que lo que opinen los demás«, (Séneca).

Besos y Abrazos
Montse Parejo

2 comentarios
  1. Aurora
    Aurora Dice:

    Realmente muchas veces se nos olvida cuidarnos, mimarnos, siempre ponemos por delante a otros, nuestros hijos, nuestros padres, nuestras parejas… y nos olvidamos de nosotros. Muchas gracias por estas reflexiones, a mí me hacen mucho bien, me ayudan a parar, sosegarme, desnudarme de todo y pensar, respirar, retomar posesión de mi yo interior.
    GRACIAS.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *