Qué significa estar en la «Fila»…

Cada minuto alguien nos deja.
Es cierto que todas las perdidas duelen, pero no todas nos duelen de la misma manera.
Todos estamos en la “fila”, esa fila a la que podríamos llamar “la vida.
Todos sabemos que nos tocará morir algún día, pero nadie se lo cree o se lo quiere llegar a creer.
Nunca sabremos cuántas personas están delante de nosotros, o a cuantos nos tocará acompañar en su último viaje.
Por mucho que queramos, no podemos movernos al fondo de la fila para retrasar todo lo posible nuestra partida.
Tampoco nos podemos salir de ella, esto es algo que nos va a pasar a todos. Como muchas veces digo, “la vida es una enfermedad con muy mal pronóstico, todos nos vamos a terminar muriendo”.
Por más que nos duela, no podemos evitar la fila.
Así que mientras que espero en línea…, he comprendido que lo único que me voy a llevar es lo que vivo, por eso quiero vivir momentos que cuenten. A veces sin quererlo nos vemos atrapados por el pasado, creyendo necesitar lo que no tenemos, y que cierto es, si no lo tienes es porque no lo necesitas para vivir, pero nos enredamos en creer que sí y que liberador resulta darse cuenta de que no es verdad, pero soltar nuestras creencias no es nada fácil. Si lo piensas bien, te han pasado más cosas buenas que malas en la vida, sólo que a las malas les pones más atención.
Soy consciente de cuales son mis prioridades, durante mucho tiempo me dedique a cubrir las necesidades de los demás dejando las mías a un lado.
Me siento una persona afortunada, he amado y me he sentido amada, por un amor de esos que dejan huella, yo diría que, hasta el tuétano, jijijijiji. Hay gente que se van de esta vida sin haberlo encontrado y yo si lo conocí, gracias a esa experiencia hoy por hoy sé que lo mejor está por llegar.
La vida continúa llena de desafíos, sueños, fantasías, alegrías, tristeza, esperas y despedidas.
Lo que da sentido a mi vida es el poder acompañar a muchas personas a que crezcan y aprendan a ver sus vidas de otra manera. Gracias a cada uno de ellos y a los distintos momentos en los que me ha tocado acompañarlos, ha permitido que mi vida cobre el sentido que tiene hoy por hoy, ya que valoro cada día más lo que soy y lo que tengo, que ni es mucho, ni es poco, simplemente es lo que tengo. Gracias a todos por ayudarme a conocerme, ya que tomé conciencia que aprendí enseñando lo que tengo que aprender, a no olvidarme nunca de mí.
Tengo muchas cosas pendientes, una de ellas, encontrar a la persona que me acompañe en este viaje, de momento se ha subido a mi carro, Vega, mi perrita, pero con ella no puedo tener las conversaciones que me gustaría mantener ya que no tengo replica o eso tan maravilloso de sentir que antes de decir nada, la otra persona ya sepa lo que quiero y a la inversa. No sé, esos pequeños gestos de complicidad, que una no fuerza, pero sin saber ni cómo ni porque, se dan y eso para mí no deja de ser un misterio. El misterio que se produce del encuentro entre dos seres que le permiten a cada uno la posibilidad de descubrirse.
Ojalá cuando llegue el momento de no estar en la fila, haya podido dejar bonitos recuerdos a los que continúen en ella, ya que ser recordados cuando ya no estemos es lo que da sentido a una vida.
Hay muertos que no se pueden olvidar y vivos que parece que ya murieron.
Me quedo con este aforismo que a mí personalmente me sirvió y mucho y no ha dejado de acompañarme desde hace muchos años:

“Cuando uno aprende a morir, aprende a vivir”

Besos y Abrazos

 

3 comentarios
  1. Jose Pecci
    Jose Pecci Dice:

    Yo preferiría darle la vuelta a este aforismo y quedarme con; Cuando uno aprende a vivir, aprende a morir… La vida es un regalo en sí y el amor es el premio al ejercicio de seguir ilusionado por estar vivo.

    Responder
  2. Aurora
    Aurora Dice:

    Qué verdaderas son tus reflexiones. Cuesta trabajo y hay que estar siempre ojo avizor para que no se nos olvide que aún nos queda muchos sueños, desafíos, fantasías, alegrías y espero que no muchas tristezas. Pero la vida es así, y es preciosa. Encontrar al caminante que desee acompañarte es muy complicado, a veces pienso que yo misma soy mi mejor compañero de viaje. Gracias por compartir estos pensamientos conmigo. Muchas gracias Montse.

    Responder
  3. Lucia Bacad
    Lucia Bacad Dice:

    Buenos días Montse, contigo siempre aprendiendo, siempre pausando para pensar un poquito y ser consciente del momento, mil gracias

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *