Para estar bien, es importante saber estar bien con uno mism@.

La vida te lleva muchas veces a volver a empezar. Nunca, nunca deja de sorprenderte. Te puedes caer y si esto te ocurre tendrás que buscar la manera de levantarte, quizás más veces de las que uno querría.

¿Te has planteado alguna vez que la manera en la que decides responder a las dificultades que la vida te plantea día a día, influye en el resultado?

El ser humano a lo largo de su vida atraviesa momentos difíciles, ojalá no vinieran, pero todos sabemos que vienen ¡y vaya que si vienen! Es muy difícil no encontrar a nadie que no tenga heridas. Podríamos decir que las derrotas, los fracasos y como encajarlos es algo fundamental en la vida de una persona ya que no podremos ser felices si no aprendemos a superar los avatares que nos toquen vivir.

Continuamente creemos que la felicidad está relacionada con tener estabilidad económica, profesional, social, afectiva o tener prestigio, o cosas materiales, o muchos amigos, … Y no nos damos cuenta de que la felicidad está íntimamente relacionada con el sentido que le damos a nuestra vida, a nuestra existencia.

Mucha gente me pregunta ¿“qué sentido tiene mi vida con lo que me ha pasado?”

La respuesta nunca está afuera, la respuesta siempre está en ti. El sentido que tenga tu vida será el que tú le des, tengas o estés pasando el momento que sea.

La felicidad no parte o depende de lo que tengas, sobre todo radica, en que opinión tengas de ti, si te sientes en paz contigo mism@, si agradeces cada día como una oportunidad para dar tú mejor versión, si te reconciliaste contigo y viste que no había nada en ti que no fuera digno, la felicidad tiene más que ver con darnos cuenta de nuestra vida, de nuestra presencia. Yo puedo ser feliz, sintiéndome triste o decepcionada. La situación que te toque vivir, no te define como persona, solo define el momento que estás transitando.

Solo existe un antídoto contra el sufrimiento, el dolor o la enfermedad y ese es el amor.

Besos y Abrazos 🙏❤️😘😘😘

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *