«No hemos nacido para esperar»

Nos pasamos más de media vida esperando que pase o que llegue algo que ansiamos o creemos necesitar. A esta espera la llamamos “esperanza” y no nos damos cuenta de la “desesperanza” que nos genera la dichosa espera. ¿Por qué? Porque mientras esperas, estás desesperado, “¡no os pasa a vosotros!”.

Vivimos nuestra existencia en un intento continuo de lograr algo, en vez de “Ser” lo que estamos siendo en este instante. La pregunta para mí sería, ¿Qué hay de malo en ser lo que soy? Si te paras, y examinas lo que pasa por tu mente, te darás cuenta de que lo único malo que pudiera pasar sería, que aquello que ves, o lo que miras, estarías pensando que “no te gusta”. Esto es lo único malo que puede haber, porque si no piensas que no te gusta, ¿Qué hay de malo, en ser lo que eres en este instante, si es lo que eres, en este instante?

¿A qué esperas para ser tú? Observa y trata de ser lo más honesto que puedas contigo mismo, te darás cuenta de que siempre ante ponemos que debe de haber “algo”, nos veríamos diciéndonos, ¡espera, espera! Seré yo, cuando esto se solucione o aquello que tendría que ser, se dé, o hasta que aparezca la persona que me ame.

Creo que es muy interesante, pararnos y mirar lo que hacemos. Nuestra psique es tremenda, y como siempre digo, “nunca para quieta”, Santa Teresa, la llamaba “la loca de la casa”. Estamos todo el tiempo intentando anticipar una experiencia o controlar algo en el tiempo que no es controlable, porque el tiempo no existe.

Si nos parasemos nos daríamos cuenta de que nuestro bienestar lo hemos invertido en la nada, ya que depositamos nuestra vida en un futuro que no existe. No nos damos cuenta, pero nos pasamos demasiado tiempo intentando controlar. Intentamos controlar nuestra mente, nuestro cuerpo, intentamos controlar la relación de pareja, intentamos controlar nuestra profesión, intentamos controlar nuestra cuenta bancaria, lo intentamos controlar absolutamente todo, pero como enunciaba esta entrada, no hemos nacido para controlar, ni hemos nacido para esperar. Mientras que hacemos todo lo que hacemos, lo que sucede en nuestra vida, sucede de forma generosa. Se nos está dando una experiencia y nos la perdemos con una intención muy extraña de conseguir alguna cosa que pensamos que cuando la consigamos nos sentiremos mejor, ¿tiene algún sentido hacer esto?

Es interesante darnos cuenta de nuestro mecanismo de pensar. Si en este instante que yo existo, y solo puedo existir en el único instante que se nos está dando, es decir, en este momento, si como digo, si yo en este instante, no estoy queriendo ser lo que soy, voy a entrar en negación conmigo mismo. Imagínate que tú está siendo tú, pero tú no lo quieres ser, esto si lo miramos bien, es un atentado contra tu propia existencia total.

Cuando yo pongo mi atención en lo que yo quisiera que fuese, estoy desatendiendo mi experiencia, la que tengas en ese momento. Si yo desatiendo está experiencia, me sentiré necesitado de que ocurra eso que yo quisiera que se diese. Cómo diría Sergi Torres, ¿“Como voy a necesitar algo que no está sucediendo?” Sin darnos cuenta imprimimos toda nuestra conciencia, todo nuestro poder, en el intento de conseguir una imagen mental de nosotros que de obtenerla será ¿dónde? En el futuro.

Nunca olviden:

“No hemos nacido para temer nuestra propia existencia”, sino para todo lo contrario, para amarnos, aún viendo cosas de nosotros que no nos gusten, ese es el trabajo más difícil. Amar aquello que nos gusta no tiene ningún mérito, ya que no requiere de ningún esfuerzo. Aprendamos a amarnos en el único momento en el que estamos existiendo, ¿en cuál? En este.

Esta entrada la he extraído de la charla “La respuesta está en ti” de Sergi Torres.

Besos y abrazos

2 comentarios
  1. José
    José Dice:

    En este instante expreso, siento, pasa el tiempo más no existe, es entonces que no pasa nada, pues siento, expreso… Amo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *