Miedo al fracaso

Nuestra mente continuamente está comparándose con los demás.
Nos podemos llegar a convertir en verdaderos tiranos, ya que la valoración que solemos hacer de nosotros mismos deja mucho que desear.

Nunca nos vemos bien, siempre creemos que debemos de mejorar en algo.
Nos cuestionamos lo que soy y cómo creo que debería de ser, entre como es mi vida y cómo debería de ser, entre lo que esperaba de ella, con lo que está me da, o entre lo que debería de haber logrado y lo que he conseguido.

Todo esto nos genera insatisfacción, una sensación de que nunca nada parece bastante, a veces de vacío, o de fracaso.

Parece irrisorio, pero es cómo si ser lo que somos no fuera bastante, cómo que tendríamos que ser de otra manera, ya que ser lo que somos no es suficiente.

La forma de eliminar la comparación, es la aceptación, no podemos cambiar aquello que no aceptamos, ni mucho menos si es algo que renegamos. La aceptación es el camino de la no resistencia que te lleva a la paz.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma” Carl Jung.

Confundimos muchas veces la aceptación con la resignación, pero son dos cosas bien distintas. La aceptación no es rendirse, eso es resignación por creer que no podemos cambiar una situación o a nosotros mismos.

La aceptación requiere valentía, es gritar al universo:

“Me doy permiso para ser yo, para dejar de compararme y para cambiar mi realidad”.

Besos y Abrazos

1 comentario
  1. Jose Pecci
    Jose Pecci Dice:

    Es muy cierto Montse quien no se haya comparado con nadie o nada que tire la primera piedra. En mi caso he comprobado que ciertamente ese pensamiento aniquila mi paz pero es duro cuando te pasa y no eres consciente de ello. Pero a medida que pasa el tiempo parece que se va viendo más clara la idea de que todo es perfecto, pues entonces no habría llegado para mí, en forma de oportunidad, tus relatos y enseñanzas. Muchas gracias por tu labor de compartir lo que ya has aprendido, te aseguro que me ayuda a mi forma de buscar en mi interior.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *