«La vida»

Sabia reflexión sobre la vida de Bert Hellinger.
Antes de compartirla me gustaría contaros algo sobre este señor que nace hace 93 años en Alemania. Es figura clave del mundo psicoterapéutico, teólogo, pedagogo y filósofo, se formó también en dinámicas de grupos, psicoanálisis, hipnosis, terapia Gestalt, terapia familiar sistémica, llegando a realizar una integración de todas ellas, fruto de todo eso nace su trabajo de Constelaciones Familiares, terapia que postula que los miembros de una familia se influyen recíprocamente en su salud y en su conducta.

“La vida” según Berth Hellinger:

La vida te desilusiona para que dejes de vivir de ilusiones y veas la realidad. La vida te destruye todo lo superfluo, hasta que queda solo lo importante. La vida no te deja en paz para que dejes de pelearte y aceptes todo lo que es. La vida te retira lo que tienes hasta que dejas de quejarte y agradeces. La vida te envía personas conflictivas para que sanes y dejes de reflejar afuera lo que tienes adentro. La vida deja que te caigas una y otra vez hasta que te decides a aprender la lección. La vida te saca del camino y presenta encrucijadas, hasta que dejas de querer controlar y fluyes como río. La vida te pone enemigos en el camino, hasta que dejas de “reaccionar”. La vida te asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdes el miedo y recobras tu fe. La vida te quita el amor verdadero, no te lo concede ni permite, hasta que dejas de intentar comprarlo con baratijas. La vida te aleja de las personas que amas, hasta que comprendes que no somos este cuerpo, sino el alma que él contiene. La vida se ríe de ti tantas veces, hasta que dejas de tomarte todo tan en serio y te ríes de ti mismo. La vida te rompe y te quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la luz. La vida te repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escuchas. La vida te envía rayos y tormentas, para que despiertes. La vida te humilla y derrota una y otra vez hasta que decides dejar morir tu EGO. La vida te niega los bienes y la grandeza hasta que dejas de querer bienes y grandeza y comienzas a servir. La vida te corta las alas y te poda las raíces, hasta que no necesitas ni alas ni raíces, sino solo desaparecer en las formas y volar desde el Ser. La vida te niega los milagros, hasta que comprendes que todo es un milagro. La vida te acorta el tiempo, para que apures en aprender a vivir. La vida te ridiculiza hasta que te vuelves nada, hasta que te haces nadie, y así te conviertes en todo. La vida no te da lo que quieres, sino lo que necesitas para evolucionar. La vida te lastima, te hiere, te atormenta, hasta que dejas tus caprichos y berrinches y agradeces respirar. La vida te oculta los tesoros, hasta que emprendes el viaje, hasta que sales a buscarlos. La vida te niega a Dios, hasta que lo ves en todos y en todo. La vida te acorta, te poda, te quita, te rompe, te desilusiona, te agrieta, …hasta que solo en ti queda AMOR”.

¡Casi na!!! La vida, tan grandiosa y tan complicada, maestra siempre. Viktor Frankl, psiquiatra, autor de “El hombre en busca de sentido” decía que, “en realidad no importa lo que nosotros esperemos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros”.

Besos y Abrazos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *