El perdón es el camino

Dijo un día el sabio a sus discípulos:
No estaréis preparados para combatir el mal mientras no seáis capaces de ver el bien que produce».
Aquello supuso para los discípulos una enorme confusión que su maestro no intentó siquiera disipar. Al día siguiente, les enseñó una oración que había aparecido garabateada en un trozo de papel de estraza hallado en el campo de concentración de Ravensburg:
«Acuérdate, Señor, no sólo de los hombres y mujeres de buena voluntad, sino también, de los de mala voluntad. No recuerdes tan sólo todo el sufrimiento que nos han causado; recuerda también los frutos que hemos dado gracias a ese sufrimiento: la camaradería, la lealtad, la humildad, el valor, la generosidad y la grandeza de ánimo que todo ello ha conseguido inspirar. Y cuando los llames a ellos a juicio, haz que todos esos frutos que hemos dado sirvan para su recompensa y su perdón».
Texto de Anthony de Mello.

Besos y Abrazos

2 comentarios
  1. Marcos alemán
    Marcos alemán Dice:

    Por mucho que me esfuerce, no encuentro maneras de agradecerte tus esfuerzos tal y como te lo mereces
    Como dice el dicho: “Ser agradecido es de buen nacido”.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *