«El ojo ve sólo lo que la mente está preparada para ver»

En esta imagen podemos ver un paisaje bonito, o una cara, o incluso un cerebro.

Depende de donde pongas tu atención verás una cosa u otra o, todas a la vez.

Muchas veces nos boicoteamos a nosotros mismos debido a los patrones y a las creencias limitantes que arrastramos durante toda nuestra vida, quizás la más importante es la que almacenamos durante la niñez. Las percepciones que formamos durante los primeros seis o siete años de vida, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida.

Nuestro cerebro es como un gran disco duro que lo graba todo, aunque tú no lo recuerdes. Podríamos decir, que las creencias inconscientes pasan de padres a hijos. Los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarlas.

Que importante sería desaprender para poder ver algo diferente.

¡Abre tu mente a nuevas perspectivas y a nuevas realidades!

Parece difícil pero no es imposible.

Besos y Abrazos.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *