Conocer, no es andar el camino

Este domingo tuve la ocasión de ver de nuevo la película Matrix.

Para mí es una de las películas más filosóficas que se han hecho nunca.
Matrix, nos lleva a pensar que el mundo que conocemos no es más que un sueño virtual que hemos creado.

«Con el tiempo aprenderás que hay diferencia entre conocer el camino… y andar el camino…» (Matrix).

Que cierto es, pero que pocas veces caemos en la cuenta de ello. Por mucho que nos cuenten y nos describan con todo lujo de detalles como sería realizar una ruta o una experiencia que nunca hemos realizado o vivido. ¿Crees que sería igual que haber estado ahí? ¡Seguro que no!

Todos y cada uno de nosotros tenemos una sensibilidad para poder imaginar cualquier cosa, pero la imaginación nunca puede superar a la experiencia.

Cuando nos enredamos en tratar que el “otro” entienda lo que has sentido, los avatares que te han tocado vivir, tratando de que puedan evitar cometer tus errores, o de que puedan apreciar tus logros. A veces este objetivo nos lleva a vivir una gran decepción, y esto nos pasa por no entender que cada uno de nosotros está inmerso en su camino, con sus experiencias, sus creencias, con su mapa. Por muy doloroso que nos resulte,  jamás nadie podrá recorrer vuestro camino, solo podrá andar el suyo. Así es como de una manera u otra nos hacemos complementarios y necesarios a los demás ya que somos seres «relacionales» que necesitamos compartir nuestras experiencias por más que el otro sólo pueda hacerse una representación de nuestra realidad, interpretándola desde sus propias vivencias.
Como digo, cada uno de nosotros vive su camino a su manera, desde sus propias vivencias, con sus creencias y sus experiencias.

Con el tiempo podemos ir actualizando nuestros mapas. Por más que nos resistamos a los cambios a veces te das cuenta de que hay cosas que no encajan. Aunque te resistas, sabes que necesitas cambiar (nos empeñamos en cambiar al «otro» y esto es una tarea arduamente frustrante).

Nuestra vida solo puede ser saboreada y sobre todo apreciada desde la experiencia.

Recuerda que nadie puede hacer el camino por ti. Sería bueno aprender a caminar sin la necesidad de llegar.

Besos y Abrazos

2 comentarios
  1. José Pecci
    José Pecci Dice:

    Muy cierto, cada dia intento observar de donde nace esa resistencia a los cambios y aprendo como remdirme y disfrutar de ello.
    Gracias por recordarmelo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *