Lucas de Tena, Torcuato. Los renglones torcidos de dios, editorial Planeta, 1979.


Para mí fue como un manual de psicología, ya que fue la primera vez que vi tan claramente retratados distintas patologías mentales que durante el trascurso de mi carrera había estudiado, pero gracias a este libro y a su protagonista Alice Gold, me adentro de otra manera al mundo de la psiquiatría. Me arrebato, no podía dejar de leerlo ya que me la vida de su protagonista me engancho y mucho.

Henri J.M. Nouwen. El sanador herido. PPC Editorial y distribuciones, 1ª edición 1996.


La imagen del sanador herido (que cada vez se emplea más en la literatura médica, psicológica y espiritual) sirve para poner en evidencia el proceso interior al que son llamados todos cuantos prestan ayuda a quien atraviesa un momento difícil en la vida, marcado por el sufrimiento físico, psíquico o espiritual. Significa, pues, el reconocimiento, la aceptación y la integración de las propias heridas, de la propia vulnerabilidad y condición de finitud.

Espinosa Albert. El mundo amarillo. Editorial Obelisco, 2009.


Es un libro repleto de mensajes que invitan a la reflexión y al optimismo, basada en una historia real que vivió el autor cuando le descubrieron un cáncer. Nos enseña lo que el autor aprendió durante esos años de hospitales, bajo esta enfermedad y baja el paraguas de la adolescencia.

Albom Mitch, Martes con mi viejo profesor. Editorial Maeva, 2000.


Podríamos decir que existen muchos tipos de profesores, todos hemos tenido profesores a los que hemos odiado, algunos no nos han dejado apenas huella, pero algunos han sido especiales. Incluso, puede llegar a surgir ese profesor único, que aparte de enseñarnos sus asignaturas correspondientes nos ha enseñado a vivir, con pequeños consejos nos orientó en algún momento de nuestra vida, o fue un claro ejemplo de humanidad, generosidad, amor, comprensión…Este tipo de maestros jamás se olvida. A Mitch Albom le pasó lo mismo con un profesor de la universidad, su profesor de sociología, Morrie Schwartz, al que no volvió a ver desde que se licenció. La vida quiso, no obstante, que Mitch recibiera una nueva y última clase con este viejo profesor, que por circunstancias de la vida padecía una enfermedad terminar, la ELA (esclerosis lateral amiotrófica).

Frankl Viktor, El hombre en busca de sentido. Editorial Herder,2004.


Frankl nos invita a una reflexión profunda durante todo su obra, pero quiero destacar sobre todo algunas de las frases que tratan la posibilidad de elección y la libertad interior: “Las experiencias de la vida en un campo demuestran que el hombre mantiene su capacidad de elección…” “El hombre puede conservar un reducto de libertad espiritual, de independencia mental, incluso en aquellos crueles estados de tensión psíquica y de indigencia física…” o “Por mucho que hayas sufrido, siempre hay alguien que sufre más que tú. Solo tienes dos opciones: pudrirte por dentro o bailar al ritmo de la vida”.

Rovira, Alex La buena vida. Aguilar, 2008.


Nos enseña a disfrutar del tiempo, a elegir, a confiar, a desarrollar nuestra fuerza interior; hace una invitación a saber disfrutar de los pequeños detalles de nuestra vida, en la rutina, en los gestos más cotidianos está la “buena vida”.

Safier, David Maldito Karma y Jesús me quiere. Seix Barral 2010


Maldito Karma es un libro que se devora en pocas horas ya que es muy divertida, muy amena, atrapa a la primera y nos hace pensar en un desenlace positivo. Nos deja pensativos sobre el sentido que damos

a nuestra vida y nuestra escala de valores. Nos da claves sin pretenderlo el autor a pensar en el verdadero sentido de nuestra existencia, nos hace recapacitar en aquellas cosas que damos de lado y merecerían una mayor dedicación. Nos abre en clave de comedia, que podamos apreciar el justo valor de lo que tenemos y que sin embargo obviamos.

Jesús me quiere, este libro lo leí por lo que me gustó su obra anterior, diría de ella que es un poco disparatada que llega a rozar lo absurdo, pero hace que se mantenga una sonrisa en los labios. Guardo un recuerdo muy especial de este libro ya que me traslada a la habitación de un hospital, a esas largas horas de espera y viviendo uno de los momentos más difíciles de mi vida, me permitió compartir sonrisas y momentos maravillosos.

Dyer Wayne W Tus zonas erróneas. Debolsillo, 1978.


Dyer Wayne W “Tus zonas erróneas”. Debolsillo, 1978. Diría que es un libro dedicado por entero al crecimiento personal. En el nos habla de hacernos responsables de uno mismo, en comprometerse con uno mismo, además de las ganas de vivir y un deseo de ser todo lo que quieras ser en este momento. Nos habla de la preocupación, la culpabilidad y el miedo a lo desconocido.

Kübler Ross, Elisabeth


Kübler Ross, Elisabeth, Médico, psiquiatra, para mí fue un gran descubrimiento descubrir el trabajo de esta gran profesional, recomendaría cualquiera de sus obras ya que permite ver la muerte desde otra perspectiva. Elisabeth, se licenció en medicina en la Universidad de Zúrich en 1957, empezó como residente con pacientes a punto de morir y estuvo acompañando más de 25 años a personas moribundas, más tarde fue dando conferencias sobre el tratamiento de estos pacientes. Toda su obra versa sobre la muerte y el acto de morir y va descubriendo diferentes fases del enfermo según va llegando su muerte (negación, ira, negociación, depresión y aceptación). Ayudó a muchos familiares a manejar su pérdida, a saber, cómo enfrentarse a la muerte de un ser querido.

Sobre la muerte y los moribundo”. Grijalbo, 1993

La rueda de la vida”. Vergara, 2006.

La muerte un amanecer”. Grupo Planeta, 2011

Los niños y la muerte”. Luciérnaga, 1996.

Dispenza, Joe Deja de ser tú. Editorial Urano, 2012


Este libro me llevo a realizar una reflexión profunda del mundo en que vivimos, volcado al exterior, cimentado en la ciencia, el racionalismo, la tecnología, la producción, los negocios, las cosas que hacemos y compramos con el dinero. Y me puso en contacto con el enfoque cuántico, que dice que más que materia y bioquímica, somo energía vibracional.