Como afrontemos la nueva realidad va a depender en gran medida del estilo de apego que tenga cada uno. Somos muchos y cada uno tiene una forma distinta de relacionarse, diríamos hay personas más introvertidas, otras más ansiosas, más equilibradas o más caóticas e incluso están las impulsivas.

Podríamos decir que ese factor es el que hace que cada español esté teniendo una respuesta distinta ante la pandemia y, sobre todo, ante sus consecuencias restrictivas. Nuestra respuestar tras el confinamiento y nuestros mecanismos para sobrellevar cada fase, dependerán también de estas formas de ser.

Después del confinamiento es previsible esperar que se dé un impacto cultural, un cambio que sobre todo afectará a la manera que tenemos de relacionarnos.

Uno de los principales cambios que vamos a notar será el “contacto”, nuestra cultura es mucho de tocarnos, abrazarnos, nos gusta y mucho socializar con los demás y después del confinamiento, nos vamos a tener que acostumbrar a tocarnos menos, quizás por un tiempo mayor del deseado.

No podemos generalizar pensando que todos vamos a aprender los mismo después de esto, ya que para nada será así, nos podremos encontrar a muchísima gente que están haciendo un tiempo fuera en sus vidas para que cuando salgamos del aislamiento puedan recuperar o volver la de antes, a lo conocido. Habrá otras que lleven el distanciamiento de manera férrea por miedo al contagio temiendo el salir y sobre todo el relacionarse, probablemente estas personas respondan a patologías previas, psicológicas o psiquiátricas, y no tanto a la pandemia en sí».

En cambio, habrá otras que este tiempo lo hayan utilizado para realizar un trabajo más introspectivo, dándose cuenta de que “La forma en la que vivimos la vida, no tiene sentido, el contenido, por supuesto que sí, pero la forma no”.

Quizás este tiempo de confinamiento nos podría servir para darnos cuenta de aquello que tiene valor de lo que no lo tiene, a mantener nuestras relaciones a través de la distancia, quizás hayamos sabido descartar a quien no tiene que estar en nuestras vidas y a quién si.

Y algo muy importante al menos para mi, habremos entendido que somos vulnerables, pero no impotentes.

No nos podemos olvidar que «Somos animales sociales, gregarios y creativos. Y estamos llamados a adaptarnos a una nueva etapa de vida.

Por ti, por tu familia, por tus seres queridos y amistades, cuídate, cuídalos, cuídame, cuidemos nos entre tod@s.

Ya hemos tenido demasiado sufrimiento, demasiadas muertes seamos responsables!!!!

Seamos responsables por el bien de todos.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

Durante todo este periodo de cuarentena, confinamiento, o como quiera llamarle, hemos tenido tiempo de hacer de todo, hasta de pensar en qué seremos o qué haremos cuanto todo esto acabe.
Hoy vamos a ofrecerle un estudio en profundidad sobre los propósitos que nos hemos hecho, o deberíamos hacernos para el final de esta situación.
Porque algo habremos aprendido ¿O no?
Gracias, gracias a Álvaro Gutierrez e Isabel Noci,  por este precioso trabajo.
Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

Os comparto este relato «Hay otra manera de ver las cosas» narrado por mí, también lo teneis disponible en la sección del Blog de está página.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

Me gustaría ofreceros algunas sugerencias para que podamos pasar estos días de confinamiento de una manera más llevadera, e incluso más saludable, aunque nos parezca difícil, está en cada uno de nosotros no caer en la desesperanza.

En estos momentos de tanta preocupación, de tanta inquietud, no es nada raro que tendamos a aislarnos emocionalmente. Podemos incluso cerrarnos en nosotros mismos, aislarnos, no queriendo compartir con nadie lo que estamos sintiendo, las inquietudes que tengamos, las necesidades que también nos está haciendo experimentar la situación que todos estamos viviendo. Os recomendaría que busquéis el contacto, y no me refiero al contacto físico, sino a la conexión emocional, al desahogo. No dejéis que está situación os vuelva tan para dentro que os anule compartir vuestras emociones.

Ventilar lo que sentimos no solo es necesario, sino que es incluso adaptativo.

Abrirnos a esa vulnerabilidad, a esa fragilidad que tiene el ser humano, esto no es un signo de debilidad, sino todo lo contrario, es signo de una extraordinaria fortaleza. Poder expresar lo que sientes, “siento miedo, siento inquietud”, hacer esto no te convierte en una persona débil sino en una persona que es tan fuerte que no tiene miedo a mostrar su fragilidad, su vulnerabilidad.

No te olvides que nuestra mente no para de pensar, nunca se queda quieta, la mente siempre va a producir pensamientos de todo tipo y como desgraciadamente el entorno que nos ha tocado vivir en estos momentos es tan difícil y tan dramático, nuestra mente nos llevará al peor escenario, al ser humano esto le resulta fácil ya que su tendencia yo diría que casi innata es pensar las cosas de manera negativa, cuanto más con lo que nos está pasando. Por lo que te invito a que te plantees de una manera intencionada el ejercicio de que pienses de manera positiva, tenemos la libertad de decidir en que queremos pensar, por eso el trabajo ahora te podría llevar a pensar en cosas positivas, en cosas que pueden salir como aprendizaje, como descubrimiento, como una nueva senda en tu vida de lo que está ocurriendo.

Si no hacemos este ejercicio, acabaremos dejándonos arrastrar cada vez más por esa cascada de pensamientos negativos y acabaremos experimentando unos niveles de ansiedad e incluso de depresión que lejos de ayudarnos a encontrar soluciones cuando esto pase, que pasará, nos vamos a encontrar en una situación de hundimiento de la cual os aseguro que no es tan fácil de salir.

Como diría Viktor Frankl psiquiatra, autor, del libro, “El hombre en busca de sentido”, él nos dice:

El hombre que se levanta es aún más fuerte que el que no ha caído”.

Esta situación nos guste o no, nos está llevando a un momento de parar, de reflexión.

Cuando atravesamos un momento traumático todos “morimos un poco” todos dejamos ir una parte de nosotros mismos que ya no volverá, que ya nunca será igual por lo que estamos llamados a ser como el ave fénix, poco a poco renaceremos para darnos cuenta de que somos más fuertes de lo que pensábamos.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

«¿Qué significa ser un ser humano?»

El Dr. Fredy Koffman, economista, nos habla de que en la sociedad hay dos formas o maneras de comportarse, los que viven como «ovejas» y, por otro lado, los «tigres», para ello voy a empezar con una historia, sobre cosas de la vida, de la libertad y de la conciencia. Muchas veces vamos por la vida sin ser conscientes de lo que realmente nos está pasando.

Nos creemos que somos una cosa y somos una cosa totalmente distinta, nuestra vida se ve afectada porque vivimos como aquello que creemos que somos, en vez de vivir como aquello que en realidad somos.

Si quieren conseguir una copia de mi libro «Relatos para pensar y crecer» en pdf, no dejen de suscribirse en está página.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

Reportaje para Canal Sur radio, Jerez, en el programa de Araceli Limón de la mano de Álvaro Gutierrez e Isabel Noci.

Sobre ¿y luego qué?

En esta situación de confinamiento que estamos viviendo, no dejamos de recibir consejos de cómo afrontar el encierro.
Hay consejos de todo tipo y miles de propuesta para ayudarnos a ocupar el tiempo que pasamos en casas sin salir. Pero conforme van pasando los días, algunos se preguntan qué ocurrirá cuando esto pase, cómo ocurrirá y qué será de ellos.
Ahora le ofrecemos la posibilidad de orientarnos todos un poco sobre esta pregunta de «¿y luego qué?»

Gracias, gracias Isabel Noci, por querer contar con mi opinión sobre la situación que estamos viviendo, y muchísimas gracias también a ti, Álvaro Gutierrez por este montaje tan bonito que has realizado.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos virtuales

¿Qué es la conciencia?

A través de la metáfora del deposito, trato de explicar que significa.
Todos somos expresiones de una misma conciencia.

Si pusiéramos todos nuestros esfuerzos en la paz en lugar de pelarnos o en la guerra, tendríamos un mundo diferente si cambiamos la conciencia.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos

«Imaginar un lugar seguro»

Vamos a crear un lugar en nuestra mente, un lugar que pueda ofrecerte una sensación de calma, seguridad y libertad.

Juntos Venceremos

Besos y Abrazos virtuales.

En estos tiempos que corren de inquietud, de incertidumbre, de angustia, sería bueno poder llegar a alcanzar la calma, la confianza, la serenidad y la alegría, a través de nosotros mismos con la ayuda de nuestra respiración.

Os animo a llevar a cabo está práctica.

Juntos Venceremos.
Besos y Abrazos