Esta es una historia japonesa que nos habla de un samurái, agresivo, fuerte, era un señor de la guerra, por unas conversaciones que había tenido con otros compañeros se había interesado por esas cuestiones del cielo y del infierno ¿qué es el cielo y qué es el infierno? no lo entendía muy bien.
Entonces uno de sus colegas le recomienda que fuera a ver aún ermitaño, a un monje que vivía en la montaña, que se suponía era un tipo muy sabio que le podría explicar esta diferencia entre el cielo y el infierno. Entonces nuestro samurái, encuentra la choza del ermitaño, patea la puerta y entra bruscamente y el monje estaba sentado en el suelo haciendo caligrafía, se para delante del monje y le dice:
 – A ver decirme, cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno?
El monje seguía mirando el suelo, haciendo sus dibujos, sin hacerle caso alguno al guerrero.
– No me escuchaste, te estoy preguntando cual es la diferencia entre el cielo y el infierno.
Y el monje suspira y mueve la cabeza de un lado al otro y vuelve a su hacer.
– Estás sordo, contéstame cual es la diferencia?
– Te escuche pero no tiene sentido contestarte porque eres demasiado tonto para comprenderlo. 
– Yo tonto, saca la espada y dice, – Ahora vas a ver quién es el tonto. 
En ese momento, el monje mira hacia arriba, sonríe y dice “eso es el infierno”, en ese momento el samurái, se da cuenta de su vida y de cómo vivía irritado, irrespetuoso.
Y fue como un rayo le partiese la cabeza y en ese momento se dio cuenta de lo que era su vida y se le cae la espada de la mano y se queda horrorizado de que él vivía en el infierno pero inmediatamente siente una oleada de gratitud increíble, porque el monje para darle esa lección había expuesto su vida y él lo iba a matar.
Y una persona a la que ni conocía le había hecho un regalo de sabiduría impresionante y cae de rodilla y le dice: – Gracias, y el monje vuelve a lanzar una sonrisa y le dice: – “Eso es el cielo”.

Reflexión:
El cielo y el infierno no están después de la muerte, el cielo y el infierno es como uno vive.
Tú puedes construir tu vida y vivir en el cielo o puedes construir tu vida y vivir en el infierno.

En mi opinión, la mayoría de la gente hemos construido un infierno, cuando tenemos todo el material para construir nuestra vida en el cielo, pero para construir el cielo sobre la tierra hace falta vivir en LIBERTAD.
Montse Parejo
Psico-Oncóloga